lunes, 11 de febrero de 2013

Achtundzwanzigste, neunundzwanzigste, dreißigste und einunddreißigste Tag.

Buenas noches de nuevo!
No me he muerto ni nada por el estilo, sigo viva, pero es que me daba una pereza escribir algo... Además, no me ha pasado nada muy interesante como para correr al ordenador a escribirlo.

 El viernes, como todos los días, tuve clase, fue la última con el profesor nuevo, y se pasó bastante rápido, nos dijo que nuestro alemán era bueno para el tiempo que llevamos aprendiéndolo, o sea que me sentí bastante realizada en el momento a pesar de que sé que no tengo mucha idea que digamos... Pero bueno, algo sé, y más que el primer día también, así que no estoy tan desmotivada.
Esa tarde estuve jugando con los niños y poco más, vi una película y me fui a dormir pronto, porque, para variar, estoy muy pero que muy cansada últimamente.

 El sábado por la mañana me desperté sobre las diez, o diez y media. Desayuné y organicé un poco la cocina. Comimos y, por la tarde, estuve con Laura y poco más. Ese fue mi sábado, sin movimiento y monótono.

 El domingo, fue un día por lo menos más interesante. Me levanté sobre las nueve y media. Por la mañana estuve jugando un poco con Laura y poco más, porque está un poco insoportable que le están saliendo los dientes y quiere estar siempre con su madre... A la una más o menos, vino Kathy, la tía de las niñas, porque sobre las dos, nos fuimos a un desfile de carnaval que hubo cerca de aquí. Fue larguísimo, con muchísimas carrozas de mil temas diferentes. Lo único malo fue el frío. Pensé que me quedaba sin dedos de los pies del frío, pero bueno, la verdad que valió la pena. Llegamos a casa sobre las cuatro, comimos, y luego estuve otra vez con Laura y Marina, aunque Laura se fue a dormir temprano y Marina estuvo jugando en su habitación, por lo que me vi una película y me fui a dormir a las diez.

 Hoy me levanté tarde, a eso de las ocho y media, porque no tuve clase, y no la tendré en toda la semana, por lo que puedo dormir un poquito más :'). Por la mañana intenté estar un poco con Laura, pero fue imposible. Tiene los dientes casi fuera y no está con nadie más que con su madre... Así que pasé la mañana con Marina y haciendo un curso online de alemán. Comimos sobre la una, o una y media, y luego, me fui con Marina a la piscina, donde estuvimos hasta las cuatro, más o menos.
De vuelta a casa, Sandra paró en el McDonald's para comprarle comida a Marina que ella antes no comiera que no tenía hambre... Llegamos a casa, ordené un poco la habitación, seguí con una película que tenía a medias y luego, cenamos a eso de las siete y media.
Ahora estoy en el salón con Sandra, ella está trabajando, por teléfono, las caras que está poniendo son muy pero que muy graciosas, por lo que deduzco que el trabajo es interesante.
Y sin más, me voy yendo ya, acabaré una película y me iré a dormir, aunque mañana tampoco tengo que madrugar :')
Pero eso, muy buenas noches y gracias por la lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada